Página 15

Transcripción con símbolos

esa intervención, pues ellos creían, como mucha gente, | que mi trilogía era “antifeminista”. El trabajo | de Jana está muy bien expuesto y documentado. Tam-|bién intervienen, entre otros, Yolanda Forero Vanegas | en una ponencia sobre <El> Los felinos del canciller. | Un profesor chileno aborda El Caballero de la | Invicta, convincentemente, y Raymond Williams | hace una emotiva exposición, que va de la relación | personal conmigo hasta mis dos últimos libros, <c>/C\omo | el halcón peregrino y Cartas en el asunto. También | habló de El Caballero de la Invicta, novela sobre la que | dio un seminario meses atrás en la U. Jave-|riana de Bogotá. Más tarde, como cierre, el poeta | P.A. † lee poemas y yo cierro la sesión con | un texto sobre lo que significa para mí la biblio-|teca y el porvenir del libro. Bastante público y, | en especial, el poeta Ramón Cote, first secretary en la Embajada ante la OE. Por la noche, | sesión en un restaurante cubano de Washington | y luego paseo por las librerías de Georgetown. | El sábado me traslado al Carlyle Suite, un buen | hotel de Dupont Circle, almuerzo con Cote y su | esposa Ana María, compañera de colegio de | Mónica, mi mujer. También Lina, la esposa de | Iragorri fue compañera suya, pero de trabajo. En | vano llamé a Juanita Samper: parece que está | en Madrid. Por la tarde, acompañamos a R. Wi-|lliams al acto de Condecoración con la Cruz de | San Carlos con el que el embajador Lleras de la | Fuente honra el trabajo de cinco investigadores que | han dado su vida por Colombia. Y decir vida no | quiere decir que estén muertos sino todo lo contrario. | De nuevo cenamos en Dupont Circle, esta vez de | forma multitudinaria, con un grupo de especialis-|tas en Colombia que se hacen llamar los Inmar-|cesibles.

P15