Página 2

Transcripción con símbolos

mucho más divertido— sucede con la evocación de | la desgraciada entrevista que [↑ Yamid Amat], un poderoso hombre de | televisión, le hizo a María Kodama en Bogotá. Tan | terrible fue el asunto, recuerda ella, que a la salida | de los estudios todos los miembros del equipo | —asesores, camarógrafos, electricistas—, le presentaron | excusas por tan lamentable espectáculo. “La cosa no | quedó ahí” —le digo, “pues en una facultad de Ciencias | de la Comunicación [↑ los profesores le] exhiben el video [↑ a sus alumnos] como ejemplo | manifiesto de lo que nunca deb<ía>/e\ ser una entre-|vista televisiva”. Borges también se habría reído del | asunto y tal vez por eso insistía que “ser colombiano es | un acto de fe”. Aparentemente frágil —impresión incre-|mentada por el frío de la madrugada—, María Kodama | es en realidad una mujer de férreas y bien fundadas | convicciones. Es obvio que <a su lado> [↑ frente a ella] el tema de Borges | termine por imponerse, aunque pocas cosas del orbe | literario se le escapan. <† † † † † †> [↑ De ahí que a nadie le extrañe] | <† † † † † † † † † †>  [↑ su actitud al votar por Julio Ramón Ribeyro en esta] | <esta entrega> [↑ nueva concesión] del “Premio Juan Rulfo”, <†> [↑ autentico acto] | | <† † † † † † † † † †> [↑ de reconocimiento y justicia literaria al excelente] | <Julio Ramón Ribeyro> [↑ escritor peruano.]

Al día siguiente tiene lugar la ceremonia de premiación | y es como si todas las personas del mundo se hubie-|ran dado cita en Guadalajara. [← Y cuando todos echábamos de menos al único peruano que no | asistió, Dante Medina interrumpió una de las veladas para | comunicar a los <pre> asistentes que Mario Vargas Llosa acababa | de obtener el Premio Cervantes de Literatura. La fiesta peruana | apenas comenzaba…] Si el voto de los | jurados fue unánime, no cabe duda que la | duración de las lecturas, y el afecto de los amigos de | Ribeyro resulta plenario.* 2  Algo parecido ocurre con | Alfredo Bryce Echenique, [↑ < †>] quien llegó para partici-|par en las mesas redondas sobre su compatrio-|ta pero también para recibir sendos homenajes: unos | con motivo del primer cuarto de siglo de la apa-|rición de Un mund<us>/o\ para Julius —que tuve el | honor de presidir— y <un> el acto de presentación de | la edición mexicana de sus memorias, acto en | el que intervinieron Adriano González León, Abelar-|do Oquendo y Adolfo Castañón. Claro está que, | cuando interviene Bryce Echenique su sintonía 


2 Escrito por el autor, señala la inlcusión de un párrafo que aparece precedido por un asterisco unas páginas después.

P02